Caprellids: The little stangers

  

This creature is not an alien. It’s a crustacean called a Caprellid, and it’s only a few millimeters long. Caprellids are mostly active filtered organisms. Notably, these organisms are potent consumers of microalgae (epiphytes), controlling their proliferation, as well as important food sources for other organisms, such as small fish. The control that they can exert on the proliferation of epiphytes is crucial in seagrass ecosystems, since they avoid the epiphyte overgrowth, allowing the adequate light input to seagrass survival. On the other hand, a recent work has showed caprellids are the exclusive food of some cephalopods in their early stages (e.g. Sepia officinalis).

Caprellids are probably wildly under-described. An increase of 20% of described species has occurred in the last 19 years, and 76 species have been redescribed. Currently, about 350 species are known, but there is still a long way to go. Spanish researcher José Manuel Guerra García, from the University of Seville, discovered a new species of caprellid on the California coast (USA) just over 5 years ago. This finding allowed to know more deeply the biogeographic patterns of the genus Liropus. In addition, during the last 10 years of his research career, Dr. Guerra has described 8 genera and 62 species. In addition, invasive species have also been discovered by Macarena Ros Clemente on the Spanish coast. She observed the presence of a native Brazilian crustacean species, Paracaprella pusilla, whose work was published in the journal Helgoland Marine Research.

Several observations of these small crustaceans have been collected from seagrass communities (see here or here). Surely, seagrass provides them protection and food. These marine plants are considered as biodiversity hotspots, as you can see in the previous post. Caprellids help them keep the epiphytes at bay. But will caprellids species richness increase in the seagrass beds? Are plants real oases for them on the shores? What contribution does caprellids in the epiphytes removal?

Enjoy the short video about an individual of caprellid in leaves of Halodule wrightii. You can see perfectly how moves its belly to oxygenate the eggs. It is a beautiful female!


  

Caprélidos: Pequeños desconocidos.

Esta criatura no es un alien. Es un crustáceo llamado Caprelido, y sólo mide unos pocos milímetros. Estos organismos son filtradores activos. Notablemente, estos organismos son grandes consumidores de microalgas (epífitas), puediendo controlar su proliferación, así como importantes fuentes de comida para otros organismos, como pequeños peces. El control que ellos pueden ejercer sobre la proliferación de epífitas es de vital importancia en los ecosistemas formados por angiospermas marinas, ya que evitan su crecimiento desmesurado permitiendo la llegada suficiente de luz para la supervivencia de las plantas. Por otro lado, desempeñan un papel fundamental en las redes tróficas. De hecho, recientemente se ha visto como los caprélidos son exclusivamente el alimento de algunos cefalópodos en sus estados tempranos, como es el caso de la Sepia officinalis.

Los caprélidos han sido pobremente descritos. En 19 años se ha aumentado aproximadamente el 20% de especies conocidas, y unas 76 especies han sido redescritas. Actualmente, las especies descritas están entorno a unas 350, pero queda mucho camino por recorrer. Hace poco más de 5 años, el investigador español José Manuel Guerra García, de la Universidad de Sevilla, descubrió una nueva especie de caprélido en las costas de California (EEUU). Este hallazgo permitió conocer mejor los patrones biogeográficos del género Liropus. Además, durante los últimos 10 años de su investigación, el Dr. Guerra ha descrito 8 géneros y 62 especies. Por otra parte, también se han descubierto especies invasoras en el litoral español, siendo la Dra. Macarena Ros Clemente responsble de su halllazo. Ella observó la presencia de una especie de crustáceo nativo de Brasil, Paracaprella pusilla, cuyo trabajo fue publicado en la revista Helgoland Marine Research.

Se han recogido diversas observaciones de estos pequeños crustáceos formando parte de las comunidades de angiospermas marinas (ver aquí o aquí). Seguramente, ellas les concedan protección y alimento. Son verdaderos oasis de biodiversas, como podéis ver en el post anterior. Los caprélidos les ayudan a mantener a las epífitas a raya. Pero, ¿aumentará su riqueza de especies dentro de las praderas marinas? ¿Son verdaderos oasis para ellos en las costas? ¿Qué contribución tienen los caprélidos en su control sobre los epífitos de las hojas?

Disfruta del pequeño video sobre un individuo caprélido en hojas de la especie Halodule wrightii. Se puede ver perfectamente como mueve su barriga para oxigenar a los huevos. ¡Se trata de una preciosa hembra!

Ver video de esta entrada


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.